Compis de piso 59: Miguel se pone metafísico